La diferencia de la oveja

Hemos logrado llegar a las puertas del control de nuestra propia existencia y eso es mucho más complejo que jugar a ser Dios con una oveja.

No sé si los sentimientos son parte de los negocios (aunque sí lo son las emociones), pero estoy convencido de que debe existir un sentido moral en muchas decisiones que se toman dentro del sistema e…

Ver la noticia completa